LA JUSTIFICACIÓN DEL CAMBIO. Por: Zabier Hernández Buelvas.

En Semanario Voz -8 abril, 2021.

Una reforma tributaria extorsiva de los pobres y franjas medias y favorable al gran capital, ha sido pomposamente llamada Reforma Social, Solidaria y Sostenible, es el máximum descaro, intencional dirigido a confundir, tergiversar e invertir los valores semánticos y políticos que buscan ocultar las reales acciones económicas antihumanas de la extrema derecha colombiana.

La reforma tributaria, es realmente para tapar los huecos fiscales que ha dejado la corrupción uribista de Odebrecht, Reficar, sostener el aparato guerrerista que hace trizas la paz, asegurar el cumplimiento de los compromisos con la banca mundial, extraer recursos para la campaña electoral del 2022. Se prepara desde ya el fraude. Hay muchas instituciones por comprar. 25 billones de pesos que pagarán los hogares humildes, para comprar las elecciones desde las computadoras de la Registraduría.

Tristemente se recuerda que después de la masacre de ocho jóvenes en Samaniego, Duque quiso acuñar una “nueva” definición, el eufemismo más cruel que se ha escuchado de este gobierno: “en Colombia no hay masacres, sino “homicidios colectivos». Desconocer y ocultar la gravedad de la afectación a la vida y las consecuencias humanitarias, es una acción consciente de evasión de las responsabilidades como representante del Estado y peor aún, es la orden en clave de impunidad para que el paramilitarismo siga asesinando y masacrando a líderes, lideresas y comunidades.

Nuevamente ha tomado fuerza en la institucionalidad del gobierno central, del uribismo, los militares y la CIA, la táctica de atribuir algunas acciones violentas a las disidencias. El objetivo es ocultar a los verdaderos autores de esas agresiones. Otro falaz argumento para mimetizar a los guerreristas Lo que algunas fundaciones han llamado un problema en auge, las disidencias, son el nuevo juguete de guerra de esta oligarquía que le gusta ver correr la sangre, siempre y cuando no sea la de sus círculos familiares y del gobierno.

No llamar las cosas por su nombre, no ir a la raíz de los problemas, cambiar los nombres, buscando efectos manipuladores, aunque la política pública promulgada sea profundamente lesiva para quien la soportará, es una forma burda, con apariencia sofisticada, de sostener el desvencijado poder que hace aguas en un mar de ineptitud y de violenta fascistización. Así, cruelmente, los 2 millones 500 mil afectados y los 64 mil muertos por el covid-19, son la excusa de trasfondo para robar y acumular más en función de sostenerse en el poder a costa de la muerte y la desolación de las familias colombianas.

La cuestión deja de ser un problema semántico para ser el problema central que define la estrategia de guerra del actual gobierno y que justifica el ministro de Defensa Molano hasta el bombardeo a niños y niñas víctimas del reclutamiento forzado, y revictimizados al ser tratados como “máquinas de guerra”, otro eufemismo para ocultar la verdad, otra expresión concreta de la crueldad y criminalidad del poder.

Aunque se desgañiten justificando el bombardeo de niños y niñas, que nieguen las masacres, que maquillen el robo tributario como “social y solidario”, el cambio es imparable. El pueblo colombiano, sabe quién es el agresor, cuáles son las máquinas de guerra que los tienen asfixiados. En medio de tantas tragedias, este pueblo estimulado por el pensamiento bolivariano dinamiza su acción y finalmente seguirá luchando hasta lograr el cambio que traerá paz y bienestar para todos.

Publicado por zabieradmin

Licenciado en Ciencias sociales de la Universidad Francisco José de Caldas de Bogotá, Esp. en Desarrollo y Gobierno Local de la Universidad de Nariño. Investigador social y analista de contextos y dinámicas políticas, sociales y económicas territoriales. Ex Asesor de Paz Departamental de Nariño 2008-2011; Ex Subsecretario Departamental de Gobierno de Nariño 2012 2013; Ex Comisionado Municipal de Paz de Pasto 2016-2019. Poeta, escritor, ensayista, periodista empírico alternativo, Columnista del Semanario VOZ, autor del Libro “Nariño de la guerra a la paz”. Defensor y promotor de Derechos Humanos y de las víctimas del conflicto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: